¿Cómo opera la mentalidad a largo plazo?

Como siempre recomendamos a nuestros emprendedores es que piensen a largo plazo en sus negocios por ejemplo la decisión que tomen sobre una determinada estrategia debe estar pensada a largo plazo, visionar que probablemente hoy no tengo resultados, pero a la larga va a significar un enorme paso el haber hecho una acción. Pasa bastante cuando iniciamos una empresa y creemos, por ejemplo, que la identidad corporativa no es importante, si no es importante para ti en este momento quiere decir que no estás viendo a largo plazo y estás teniendo una mentalidad cortoplacista de ver resultados inmediatos, nos ha pasado que llegan a nosotros amigos que solo quieren ganar dinero con sus negocios y está bien pero este objetivo es fugaz con el tiempo. Si no te preocupas por darle una identidad a tu marca estás perdido(a) ¿cómo quieres que te recuerden?, ¿quieres perdurar en el tiempo?, pues son algunas de las preguntas que debes hacerte sobre tu marca específicamente para este ejemplo, pero la mentalidad a largo plazo abarca muchas aristas.

Aquí les dejamos 6 máximas para que puedan aplicar en su mentalidad de largo plazo no solamente con tu marca sino también con los objetivos comerciales de tu negocio.

1.- Realiza un procedimiento o metodología de objetivos sin premura

¿Cómo es esto?, esto quiere decir sin sentido de urgencia o prisa para alcanzarlos, esto no debe confundirse con desinterés, pero la razón es simple: todo proceso puede clasificarse como urgente o importante, y si es tratado de una forma no lo puede ser de la otra.

Lo urgente por obvias razones debe tratarse rápidamente, pero hay que saber definir claramente esas urgencias, de hecho, una vez identificado las urgencias llegamos a algunos puntos importantes y esta palabra la da un plus a la urgencia, es decir de hacerlo sí o sí, en sencillo supera a la categoría de urgente.

Al descartar la premura, la mentalidad de largo plazo se sitúa automáticamente en el tratamiento de lo importante, y optimiza así la utilización del tiempo.

Las personas no perciben que la mentalidad de corto plazo propende a generar urgencias por doquier. Y no se dan cuenta que las exigencias de ello provocan más pérdida de tiempo del que hubiera existido con una visión de largo plazo.

La efectividad está en el trato de lo importante y evitar el surgimiento incontrolado de urgencias.

2. La mentalidad de largo plazo es conversadora

No quiere decir que no arriesga o arriesgues, sabemos que los emprendedores tendemos a ser cautos en esto, pero la idea es que lo hagas respetando y protegiendo los intereses involucrados, especialmente los más importantes.

El sentido de “respetar” está vinculado al carácter del riesgo. A no subestimarlo, a evaluar con detenimiento y consciencia todas las variables que se involucrarán en el proceso.

La palabra “proteger” alude a todas las acciones que deben establecerse para cuidar el buen estado de los objetivos, los recursos y esfuerzos que se inviertan.

Los estrategas militares siempre se remiten a sus “reservas” cuando acometen sus tareas y objetivos. Nunca exponen todos sus recursos en la disputa. Guardan algunos de ellos con el propósito de responder a eventualidades negativas o positivas, esto te lleva a pensar en un plan B bajo la manga frente a cualquier eventualidad.

Los ganadores nunca eluden el riesgo, pero lo respetan. Las decisiones tomadas con premura no tienen deferencia por el riesgo, más bien lo incrementan.

3. La mentalidad de largo plazo entiende lo que es inversión

No existe ningún tipo de beneficio si no se invierte primero. Esto queda claro para la mentalidad de largo plazo. La mentalidad cortoplacista no privilegia la inversión de tiempo en la misma forma que otros factores asume que existe una “pérdida de tiempo” cuando los procesos se alargan más de lo esperado, la mentalidad de largo plazo entiende que los “beneficios” serán mayores en tanto más tiempo se invierta.

La mentalidad de largo plazo controla la inversión de tiempo, la administra en su integridad, la convierte en un factor que enriquece el proceso. Las “pérdidas de tiempo” por mala gestión son iguales en la consideración del corto o largo plazo.

Hay que ser una persona hábil para generar beneficios en el corto plazo, pero quien consigue manejar exitosamente la magia inscrita en los procesos de largo plazo es un maestro.

4. La mentalidad de largo plazo siempre obtiene beneficios en el corto plazo

Lo que para la mentalidad cortoplacista son objetivos no alcanzados, para la de largo plazo son metas en disputa.

¿Puede un equipo de futbol darse por vencido si les hacen un gol a los 30 minutos del partido? Solo se consideraría de esa forma siempre y cuando el partido dure solo 30 minutos pero si deben jugarse los 90 minutos, un gol en contra no determina el resultado. A esta lógica se remite la virtud de la mentalidad de largo plazo. En tanto el tiempo es mayor, también lo son las oportunidades.

5. En el largo plazo los beneficios son siempre mayores

La mente humana se enfoca en un objetivo de acuerdo a la orden que le des con un tiempo determinado. Si en un proceso que tiene una escala del 1 al 10, el objetivo se establece en 3, hacia allí se dirige el enfoque mental y la articulación de las acciones. Luego, cuando se reorganizan los recursos para ir en pos del objetivo 6, todo debe comenzar de nuevo. Es diferente si el objetivo inicial es 10. Porque la mente se enfoca en el objetivo mayor y va superando etapas previas (el 3 y el 6), como parte de un proceso que se ejecuta exitosamente.

6. En términos emocionales la mentalidad de largo plazo ahorra energía

Reduce la ansiedad y la frustración al tener una mayor extensión de tiempo hace que puedas estructurar mejor las acciones que hay en el intermedio para llegar al objetivo sin necesidad de ejercer presión y que las cosas se hagan por hacer.

La vida es una carrera de resistencia, no una prueba de velocidad. El corto plazo tiene mayor probabilidad de castigar emocionalmente a las personas y por lo tanto anula cualquier potencial competitivo, presente o futuro. Quién camina con la vista anclada en el horizonte posiblemente tropiece, pero llegará más lejos. Y esto hace referencia al pensamiento a largo plazo del objetivo, retomando el ejemplo del fútbol, los grandes equipos profesionales de los países tienen la mentalidad a largo plazo de ganar un tornero mundial como la Copa mundial y se preparan durante 4 años para calificar a la selección y mejorar el nivel competitivo, todos enfocados para ganar.

Fuente: Emprendices.co

Pensemos a largo plazo queridos amig@s para generar grandes resultados.

Un abrazo de partners

Equipo Ingunza Partners

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: