El smartphone, un compañero de vida para el público joven

Más allá del uso de las redes sociales y demás aplicaciones relacionadas al mundo social, los jóvenes quieren realizar cualquier operación a través de sus dispositivos móviles y olvidarse de lo tedioso de llevar una tarjeta en sus mochilas, bolsillos o inclusive en los cases de sus celulares. Los jóvenes quieren olvidarse del trámite de ir a un banco y hacer cualquier tipo de gestión, si lo pueden hacer todo por celular ¿por qué no?

Pues bien, investigando sobre las tendencias, estaba clarísimo que algún día sucedería que las tarjetas plásticas dejen de usarse, en países desarrollados de Europa incluso muchos trámites bancarios se hacen desde una laptop o tu celular, evitando colas, inversión de tiempo que podrían estar empleándolo en experiencias. En Perú y en muchos países de Latinoamérica todavía no podemos hablar de valores importantes en el consumo de comercio electrónico, por ejemplo, la cultura de compra digital aun es muy baja, pero con potencial crecimiento, pero al nivel de usar solo el celular smartphone todavía lo vemos lejano. Culturalmente necesitamos sentir que usamos un medio de pago al hacer la transacción y este medio es una tarjeta plástica, esto es indiferente para los jóvenes de la generación Z para ellos mientras menos cosas carguen mucho mejor, si ya tienen un smartphone que todo sea por ahí.

El teléfono móvil es, sin lugar a dudas, un compañero de vida, de una vida que inevitablemente se ha digitalizado. Un elemento indispensable sin el que somos incapaces de despertarnos, trabajar, ir al cine, movernos por la ciudad, o pagar incluso cualquier compra. Tanto es así, que el dinero en efectivo continúa perdiendo la importancia que tenía antaño, gracias también a las tarjetas de crédito y otros métodos más sencillos y rápidos de pago. En definitiva, monedas y billetes desaparecen de nuestra cartera, mientras tarjetas y pago móvil se abren paso sin dificultad ni oposición, con la ayuda de plataformas como Google Pay (Android) y Apple Pay (iOS).

A esta tendencia del pago electrónico se le une la incorporación progresiva de más y más servicios digitales que son abonados de forma electrónica, con pagos mediante tarjeta o incluso PayPal por internet. Lo llamativo de esta situación es que no solo afecta a adultos bancarizados que perciben ingresos estables y disfrutan de una cuenta bancaria. Los jóvenes estudiantes, por ejemplo, no disponen de ingresos propios, dependen de becas o ayudas parentales, pero también emplean, y cada vez más, estos métodos de pago. Sin embargo, al depender de sus padres, estos jóvenes tienen la necesidad real de disponer de métodos de pago digitales con los que afrontar determinados gastos en los que no existe alternativa de pago en efectivo. Es más, en muchos casos, las compras online resultan más ventajosas, pero igualmente requieren ese pago digital.

Aunque la situación afecta a miles de jóvenes, y cada día a más de ellos, no parece que exista excesiva preocupación dentro del sector bancario por este segmento de la población. Los jóvenes exigen más libertad financiera en los tiempos que corren. Necesitan medios de pago electrónicos efectivos como los que ofrecen los neobancos, por ejemplo, Rebellion, que se centra en este target concreto.

Los jóvenes del siglo XXI viven con y para el móvil, por eso quieren poder recibir su paga en su smartphone, y poder gestionar sus necesidades financieras desde su terminal. Los hay que incluso habrían preferido recibir su regalo de Navidad en forma de transferencia bancaria, para disponer de ese dinero para comprar lo que quisieran, cuándo quisieran y cómo quisieran, con total independencia y sin dar explicaciones.

Para responder a esta necesidad, Rebellion desarrolló una tarjeta virtual prepago mediante la que los padres pueden transferir mensualmente su paga a sus hijos, incluso a los menores a partir de 14 años. Esto les permite aprender desde pequeños a gestionar y controlar su presupuesto, a dosificar sus desembolsos y a seguir un plan de ahorro serio si lo requieren. No es de extrañar, por tanto, que el 60% de los usuarios de Rebellion haya nacido a partir de 1996, y que un 10% tenga menos de 18 años. Los lugares donde más pagos realizan son, por orden, Amazon, AliExpress, Netflix, Cabify, Spotify y Primark, todas ellas marcas jóvenes y con un público eminentemente joven. En el mencionado caso de los menores de edad, son los propios padres quienes deben autorizar que se den de alta como clientes. A medio plazo, la compañía tiene planeado ofrecer un servicio que permita a los padres tener cierto control y visibilidad del uso que hacen sus hijos de su paga en este medio de pago, realizando un seguimiento que no les restaría autonomía. Además, pretenden incluir herramientas que permitan educar a sus hijos sobre la forma más adecuada de gestionar su dinero.

De seguro muy pronto, en Perú, los bancos nos sorprenderán con este tipo de facilidades, como ya lo hicieron con las aplicaciones de “Yape”, “Lukita” y ahora “Plin” que te permite hacer transferencias a cualquier banco, sin necesidad de un código interbancario, hacia esa tendencia vamos también desde nuestro país.

Fuente: Marketing Directo

¡Éxitos!

Un abrazo de partners

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: