Según Idea to Value, la innovación se refiere al proceso de “transformar una idea en una solución” por otro lado Macmillian describe tradición como una actividad que se realiza usualmente y se ha vuelto normal.

Hoy en día, dado la rápida transformación tecnológica, toda la industria y el público están obsesionados con la innovación. Dentro del mercado de los smartphones, las marcas han lanzado dispositivos cada vez más extravagantes para disparar sus ventas. Varias empresas también están metidas en la carrera del 5G, que promete revolucionar el entorno móvil. Ciertos proyectos hasta parecen de ciencia ficción.

Es así que la innovación se presenta como una gran ventaja para las marcas, de acuerdo con NI Business Info, apostar por la mejora continua permite reducir costos y mejorar la productividad en el corto, mediano y largo plazo. All Business reafirma que también puede ser crucial para derrotar a los rivales más difíciles de enfrentar en cada sector.  Por otro lado, Medium asegura que puede reforzar los esfuerzos de marketing de los negocios.

Sin embargo, la innovación no siempre es positiva para las marcas. Hay algunos casos muy particulares donde los negocios no siempre se benefician de esta mejora continua. Claro que renovar procesos y la estructura general de la empresa para hacer más eficiente el trabajo siempre será provechosa. Pero los cambios en los servicios, y específicamente en algunos productos, en ocasiones no son bien recibidos por los consumidores.

¿Como innovar en las marcas tradicionales?

No todos los lanzamientos son un éxito rotundo. Como apunta Time, algunas de las marcas más importantes del mundo han sufrido experiencias negativas con su público. En 2011, HP lanzó una tablet con la que esperaba competir con la iPad de Apple que fracasó por el desinterés de la audiencia. Algo similar ocurrió hace algunos años con Facebook, que se decidió a lanzar su propio teléfono inteligente al mercado, pero no llegó nunca a despegar.

Sin embargo, estos lanzamientos son distintos a la oferta de Coca-Cola. Ésta es de las pocas marcas que pueden presumir una reputación sólida por décadas. Así pues, cada nueva opción que se suma a su portafolio puede ser un potencial fracaso. Tal es la confianza de los consumidores en su producto estrella, que es difícil que cualquier cambio, mejora o alternativa esté a la altura.

Según Merca2.0 parece que la estrategia que deberían seguir las marcas es precisamente la que sigue Coca-Cola: lanzamientos temporales y limitados. No se puede evitar que las personas pongan estándares tan altos para los nuevos productos de las empresas estrella. Lo que sí se pueden manejar son las expectativas. Promociones limitadas permiten a las personas tener una mente más abierta y medir sus reacciones. Si hay interés, solo hay que continuar con la iniciativa.

Desde nuestra esquina podríamos usar una estrategia similar a la de Coca Cola y lanzar productos limitados para poder medir el impacto de los consumidores y como bien dicen, continuar si es que la iniciativa ha funcionado.

Un abrazo de partners

Equipo Ingunza Partners

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: